miércoles, 11 de octubre de 2017

PONT ANTIC DE SANT ROC. Alcoi

PONT ANTIC DE SANT ROC SOBRE EL RÍO BARXELL. Alcoi-A. 

N-340 PK 792-796



También se le conoce como Pont Vell de Sant Roc o Pont de Soler. Pertenece a la cuenca del río Barxell y originariamente daba servicio al Camino de Las Castillas, más tarde Camino Viejo de Madrid y era entrada a la villa por la zona amurallada a través del Portón de Riquer, cruzando la actual calle de la Purísima; se encontraría, poca más o menos, a la sombra del actual Viaducto de Sant Jordi. Se trata de una zona abarrancada con gran erosión ya que a las aguas del propio Barxell se añaden las del río Uxola con grandes volúmenes de caudal en momentos de "gota fría" y un acentuado poder destructor. Aunque solemos pensar que los puentes bien hechos permanecen anclados y monolíticos sobre el lecho del río en que se construyen, sin posibilidades de viajar, el puente de San Roque ya ha sufrido tránsitos con sus piedras a cuestas. En función de que era conexión hacia el portón de Riquer, cabe pensar que ya desde el siglo XIV allí existiría un vado que se cruzaría en tiempos de estiaje y tal vez puente de madera para momentos de aguas gruesas.  Construido en el año 1.731, como tantos otros, tras la Guerra de Sucesión y en un periodo de prosperidad que se inicia en los últimos años del reinado de Felipe V, sufrió varias ruinas y reparos, como el producido en 1.785 y años después, en 1.793 (gota fría del 7 y 8 de septiembre); hay constancia de que en 1.815 se hacen reparaciones con maderas y más adelante, en 1.825 se reconstruye, según las cuentas entregadas por Raimundo Monllor al propio Ayuntamiento datadas entre el 28-05 y 27-08 de aquel año. Parece ser que hubo un intento de removerlo -tras una de sus ruinas- pero no está claro el asunto. Existe un viejo plano de la villa, confeccionado en 1836 por Antonio Rosado para el ejercito donde se prescinde de los pontones de huertas y se le ubica con bastante precisión en dirección hacia la calle y puerta de San Roque. En el plano de Coello de Portugal y Madoz, levantado en 1.855 y muy detallado, aparece con un solo puente aguas arriba, el de Cristina, y aguas abajo una sucesión de puentecillos que cita como Puentecillo de la Huerta, Puentecillo del Huerto de Sant Jordi y Puentecillo dels Tints de Jordi. El viejo de San Roque lo ubica un poco después de la desembocadura del río Uxola, allí denominado Arroyo del Barranco de Soler o de San Roque.

Tras cumplirse el proyecto de encauzamiento, defensa y urbanización del río Barxell que llevó a cabo la constructora OHL en esta zona y que se concluyó en el año 2.009 (ver más detalles en la entrada para este blog del Puente de Cadisenyó), el Puente de San Roque es removido de nuevo ya que tras la configuración del nuevo cauce para el río Barxell se calcula que su sección hidráulica (luz de su único arco) es insuficiente para el paso de avenidas de cierto nivel. En este proyecto se trasladaron tres puentes y el viejo de San Roque es llevado donde antes de ubicaba el de Tintes o Huerto de San Jorge. Ahora bien, se le sitúa junto al talud derecho del barranco, muy elevado sobre un posible nivel de crecidas y empotrado en un puente nuevo de hormigón que salva la depresión del cauce en este punto y que conecta con la calle Els Tins y con el Camí Antic de Madrid, según se recoge en planos nuevos de la villa. Su nueva denominación es la de Nou Pont de Soler o Puente Nuevo de Soler.

Características actuales de la obra: Como puente antiguo sensu stricto es una obra civil de reducido tamaño y bajo nivel de rasante -semejante a los otros puentes de la parte baja de Alcoi- con respecto al cauce del Barxell. Dispone de un único arco, de tipo carpanel cuya curvatura se logra a base de la sucesión de cinco arcos de círculo tangentes entre sí y dispone de una luz 14,70 metros según las mediciones en orden a su reemplazamiento por OHL aunque otras fuentes apuntan una dimensión de luz de 13,50 y 14,10 metros. El ancho del tablero era de 5 metros incluyendo pretiles y su flecha de 3 metros hasta lámina normal de aguas. La longitud aproximada del tablero era de 16 metros con estribos empotrados en los zócalos de márgenes. Hasta el día de su traslado era una obra civil en servicio aunque su mantenimiento dejaba mucho que desear. En imágenes de los años 80 se aprecian desprendimientos en pretiles a la altura de sus cabeceras entre otros daños y parece ser que se intentaron restaurar a principios del siglo XXI sin que se observen otras actuaciones.

La fábrica, al igual que ocurre en los otros puentes históricos de la ciudad, se construye a base de piedra caliza de la zona en mampostería irregular, poco tratada y dispuesta sin guardar simetría u horizontalidad de hiladas; como suele ocurrir, es en la bóveda donde se puede apreciar una intervención más profesional de cantería, aunque tampoco en este caso, se presta a trabajos de dovelaje muy regular, con escuadría y disposición contrapeada; en todo caso, parece más eficientes los trabajos en boquillas, con roscas aceptables y bien trabadas; el intradós acusa un exceso de mortero entre piezas pero en los muros exteriores me agrada su rehabilitación y  disposición del mampuesto con un llagado profundo que revitaliza la propia obra al evitar la acumulación de morteros o encintados que abusan de argamasa para fijar la mampostería. En los arranques se observar algunas hiladas de buen sillar. La zona baja de la bóveda ya disfruta de varios y cutres grafitis. Exteriormente no hay discontinuidad entre paramentos, línea de impostas y pretiles ya que el chapado de mampostería es uniforme y regular. Obviamente, la bóveda ha sufrido un cambio drástico que hace un tanto artificial a la obra, ahora demasiado profunda pues hay que tener en cuenta que para adaptar este antiguo puente a las necesidades actuales de tráficos -al empalmarlo al nuevo puente de hormigón- , se ha ensanchado hasta los 9 metros; también tiene una inclinación pronunciada desde su cabecera derecha en disminución y que enlaza con el tablero nuevo hasta su unión con la rasante izquierda del cauce, cuya cota es sensiblemente menor.

El tablero, en su parte antigua, dispone de pretiles semejantes a los originales en mampuestos, rematados con una albardilla ondulada de bella factura. Se añaden aceras de 1,50 metros de ancho en ambos cantos a base de lechadas de cemento tintado de rojo, imitando un empedrado de mampostería y como última protección para los viandantes, barandas a base de cilindros de acero que hacen las veces de biondas. El firme de la calzada es de hormigón asfáltico con señalización horizontal en cunetas y raya central continua que marca la disposición de un único carril para cada sentido de la marcha. Cuidada fusión de esta cabecera con la disposición de calles transversales, adyacentes y escalinatas de acceso al paseo y cauce.

Dado que esta vieja estructura queda fuera de los cauces habituales del río, se ha diseñado una vía de tierra y grava bajo el propio arco (Passeig Juana Moreno "La Canastera) , dentro de un conjunto de parque, paseos, zonas de ocio, iluminación, bancos y plazoletas que han dignificado el cauce y el propio barranco, hasta entonces, prácticamente inaccesible para la ciudadanía. Como dato curioso se comenta que, la arquitectura habitual hasta entonces, trataba de diseñar edificios y viviendas con vistas y ventanales hacia las zonas interiores de la villa, obviando o rechazando el paisaje cutre, sucio, ruinoso y desagradable que ofrecían estas barrancas. A partir del año 2.009 y terminadas las actuaciones en este sector del cauce del río Barxell parece que ha surgido una tendencia urbanística y arquitectónica que intenta revertir esa costumbre y se abre hacia las nuevas panorámicas que ofrece el río y su profunda rambla bien urbanizada. Se trata de construir o rehabilitar para la ciudadanía.

Siento envidia, sí, y no es que esta ciudad sea precisamente de mi gusto. No obstante, he de señalar que habiendo aterrizado de nuevo por estos lares pues vengo de la Gran Castilla donde he pasado unos meses a caballo entre las provincias de León y de Palencia, me agrada aquí eso de las transposiciones pontoneras. He estudiado con detenimiento dos puentes de origen medieval que normalmente están bajo las aguas de los embalses de Riaño y de Aguilar de Campoo pero que ahora, exentos y practicables, se prestan a estudiarlos, medirlos y fotografiarlos, claro está. Son el puente de Pedrosa del Rey sobre el río Esla y el puente de Villanueva del Río sobre el río Pisuerga. Llevan bajo el agua varios decenios, desde que empezaron a funcionar los pantanos y cubrieron estas maravillosas obras civiles. Lo curioso es que, todavía se mantienen erguidos y poderosos pues están construidos con gran técnica y virtuosismo aunque bien es cierto que ya se nota su desgaste; son imponentes, hermosos, grandes, alomados, con 3 y 5 vanos cada uno de ellos, arcos centrales de enormes luces, ligeramente ojivales, paramentos que aunque poseen mucho mampuesto, tienen zonas con hiladas inmejorables de buen sillar y las bóvedas, todas ellas, con dovelaje de cantería excepcional. He intentado remover, concienciar e informar a la sociedad civil de la zona a través de artículos en prensa reivindicando su traslado a zonas donde puedan reconstruirse y exhibirse como se merecen y en ello sigo, a ver si con el tiempo (y si la sequía continúa) las diversas Administraciones, toman la decisión de salvarlos. Volviendo a Alcoi, claro que me llama la atención que, varios modestos puentecillos, hayan sido trasladados de lugar para seguir manteniendo un patrimonio pontonero interesante, aunque sabemos que esto se ha producido no sólo debido al interés municipal sino a que ha habido dinero extra que proviene de las ayudas de la Comunidad Europea a través de los fondos FEDER. Hay que moverse y exigir, sin duda.

Volviendo a las características de este curioso puente mixto, añadir que la obra civil no acaba aquí. La constructora OHL para solucionar este gran vano, tuvo que añadir -en un recurso que no he visto nunca pero que no me parece aberrante- un puente anejo que se empotra en la cabecera izquierda del viejo puente de San Roque. Consta de 3 vanos isostáticos con luces de 8+22+8 metros y pilas del tipo tabique con semi-cilíndros en ambas caras a modo de tajamares  a base de hormigón armado y mínimos detalles decorativos añadiendo perfiles metálicos embutidos en los fustes. Lógicamente, estas pilas están bien asentadas en pilotes al efecto, con un diámetro de 8,50 decímetros. El tablero tiene un canto de 0,80 metros y está formado por dos vigas artesas prefabricadas sobre las que apoyan prelosas y losas con un grosor de 0,25 metros. En los bordes del propio tablero se marcan a modo de impostas una serie de chapas plegadas y pintadas unidas al canto mediante perfiles metálicos que junto con el tabique tapajuntas de las pilas, proporciona una continuidad visual a los vanos muy destacable. En plataforma, una calzada con anchura de 8 metros con un carril para cada sentido de la marcha y dos aceras de 1,50 metros cada una; en extremos, barandillas metálicas sencillas pintadas de verde y barandas de protección vial a base de tubo metálico y color blanco.

Junto a cabecera izquierda, el cartel de promoción: Ministerio de Medio Ambiente, CHJ (Confederación Hidrográfica del Júcar),OHL, Primera fase del primer tramo de encauzamiento y otras actuaciones en el río Barxell con un presupuesto de 18.632.575.- euros, proyecto cofinanciado por la Unión Europea a través de los Fondos de Desarrollo Regional.

No he observado que exista ninguna señal monumental de dirección que lleve al puente ni tampoco hay paneles informativos sobre la obra y sus vicisitudes y sería interesante que existieran pues cualquier visitante observador se quedará perplejo ante esta fusión de obras pontoneras. Un buen lugar para admirar el conjunto y hacer alguna fotografía es el propio tablero del cercano viaducto de San Jorge, lugar desde el que podemos apreciar una panorámica excelente del cauce renovado y de este puente nuevo de San Roque o de Soler.

Para saber más: He consultado una de las memorias de actuaciones de OHL en el traslado y reconstrucción del puente titulada "Encauzamiento, defensa u urbanización del río Barxell en Alcoy" elaborado por Jaime Alarcón y Julio Verdú de OHL y que publican como artículo en la revista Cemento y Hormigón, número 929 de julio de 2.009. La Guía de Puentes de la Comunitat Valenciana, edición de 2.016 curiosamente no lo incluye en su catálogo, quizás debido a que le parezca aberrante la solución de fusión de estructuras. Como ya he señalado en otras ocasiones, el interés local por el patrimonio pontonero alcoyano incide en que menudeen blogs y webs autóctonos que exhiben estas obras y añaden información variada sobre los mismos: el más determinante es el llamado Puentes de Alcoy elaborado por el ITOP Juan Carlos Gómez Crespo. También es interesante el blog llamado diarideretalls así como el de rutasyvericuetos. La propia Wikipedia lo cita en la voz "Alcoy" aunque solo aporta la información de la fecha de su construcción. El periódico Información suele difundir artículos interesantes sobre la pontonería alcoyana y me centro para el caso en un trabajo de Miguel Villaplana titulado "La familia suma y sigue" publicado en la edición de fecha 03.02.2014 y en el que se cita esta obra. También hago referencia a él incluyendo fotos en el artículo titulado "Los puentes de Alcoy" que escribí para la revista Solo Furgo en su número 177 de noviembre de 2.015. Con más detalle lo trata Luis Solera Selvi en el correspondiente y titulado "Alcoy, Pontonería de tradición" para la revista del Ministerio de Fomento en su número 657 de enero de 2.016. Debo citar dos libros que aunque no los he utilizado, debo entender que tratarán esta obra con algún detalle pues son compendios de la pontonería alcoyana: "Los pequeños puentes urbanos de Alcoy", obra de J. Cortés Miralles en edición propia de 1.986 y "Alcoy, el abrazo de los puentes" de Ximo Llorens y fotos de Francisco Grau, editado por el propio Ayuntamiento en 2.002.

Cómo llegar: Alcoy se encuentra en la carretera nacional N-340, entre los kilómetros 792 y 796 así como en la autovía A-7 con diferentes accesos a la ciudad. También hay conexión desde la costa a través de Benidorm por medio de la autonómica CV-70 que termina en Alcoy. Desde el interior peninsular circulando por la A-31, desviarse para tomar la CV-81 en Villena o la CV-80 en Sax  hacia el E hasta llegar a destino. Ya en la ciudad, nuestro puente se encuentra en la vía denominada Barranc de Na Lloba y a la cabecera izquierda -parte nueva del puente- se accede desde la calle dels Tints y a la derecha -puente antiguo- por la de Sant Jaume.

Imagen de los años 80 del siglo XX tomada de un youtube en internet.


Imagen de 1.987 publicada en la revista ROP. Artículo de José Ramón Navarro Vera.


Imagen probablemente de los años 90. Tomada del blog visitaturisticaaalcoy.


Detalle de los traslados de puentes en un plano de Alcoi antiguo.





Dibujo de alzado y obra terminada tomada del artículo en la revista Cemento y Hormigón de Jaime Alarcón y Julio Verdú de la empresa OHL. 


Fotografía realizada probablemente en 2.010 tomada del blog diarideretalls.




Tres tomas de fecha 10.08.2011




Tres fotos tomadas con fecha 27.07.2015 desde el tablero del Puente-Viaducto de Sant Jordi.


















 Tanda de fotos realizadas el 19.11.2016







No hay comentarios :

Publicar un comentario