miércoles, 20 de enero de 2021

PASARELA DE SALINAS DE PISUERGA. Palencia

 PASARELA DE SALINAS DE PISUERGA
PALENCIA
CL-626 PK 225 Y Cº Carretero a Barcenilla

Recomiendo a los curiosos turistas del puente histórico de este pueblo que tras la visita a su impactante obra pontonera se adentren por el viejo camino carretero de la ribera derecha del Pisuerga en dirección aguas arriba donde podrán observar y cruzar esta interesante pasarela sobre el caudaloso río Pisuerga. Siempre vienen bien las pasarelas, especialmente cuando apoyan o sirven a rutas pedestres o bicicleteras de interés, como es este caso. Visitada esta estructura de madera y si seguimos por el camino hacia Barcenilla nos encontraremos con otro puente histórico sobre este río. Se trata de un puente de tablero metálico en celosía que da servicio a la mítica línea de La Robla y que se encuentra en uso y bien mantenido. Este camino transcurre bajo uno de sus vanos y merece la pena descubrir una obra civil ferroviaria que tiene ya 130 años de historia.

Respecto a nuestra pasarela pues decir que es un modelo sencillo, quizás de los más antiguos que diseñó y construyó la empresa de ingeniería Media Madera ubicada en la localidad asturiana de Carreño. Se trata de una de las estructuras más limpias y sencillas de este estudio, prescindiendo de arcos bow-string, tableros zigzagueantes, grandes pilas y rampas o incluso apoyos intermedios como muestran en sus actuaciones más recientes. He visitado la web de este estudio pero no consigo ver esta estructura concreta, quizás y como decía anteriormente, porque consideran que es una pasarela antigua. No obstante, considero que es un modelo semejante al que instalaron en Aguilar de Campoo sobre el cuérnago del río Pisuerga, estructura que montaron en el año 2008, fecha probable para la pasarela que presento aquí.

Se trata de una obra hecha no de tableros compactos o macizos de madera sino con nuevas técnicas de encolados de resinas de alta resistencia que aglutinan finas chapas o listones (laminados) de madera natural que dan el grosor y la longitud requerida para cada estructura. Las fijaciones se hacen por medio de herrajes de acero galvanizado ya sea en tornillería, escuadras, ángulos o abrazaderas y las tablas del firme por medio de sencillos tirafondos inoxidables.

Características actuales de la obra. El tipo de estructura lo tipifican los autores como “arco de inercia variable biarticulado”. Tiene una longitud aproximada de 31 metros y un ancho de plataforma de algo más de 3 metros. Recordando al puente de Barcenilla podemos considerar que éste también es un puente de viga en alma llena aunque en madera. La estructura se compone de dos semiarcos construidos y ensamblados en los talleres de este estudio que se suelen llevar en camiones-plataforma hasta destino y a pie de obra y por medio de grúas se acoplan o solidarizan ambos cuerpos.

En este caso se parte de largos aterramientos artificiales, especialmente el del lado derecho del río quizás para elevar la estructura al encontrar en una zona de posibles inundaciones o encharcamientos cuando hay grandes avenidas en este río. En orillas se conforman gruesos estribos de hormigón armado que hacen las veces de salmeres donde apoyan los semiarcos y estos taludes se cubren con grandes mampuestos a modo de escolleras como protección.

Las dos secciones de la pasarela de construyen sobre cordones de madera fuertemente ensamblados con chapas de acero y tornillería de tuerca cincada; estos cordones se arriostran con tableros de madera maciza o traviesas que se engarzan en estribos con alas de acero cincado atornillados a las caras interiores de los largueros. Los bastidores que conforman estas traviesas también se refuerzan con maderos formando cruces de san Andrés consiguiendo en la viga mayor rigidez. En extremos y junto a los apoyos de hormigón este arco se ensambla en rótulas de acero cincado lo que permite ciertas oscilaciones ante posibles dilataciones por cambio de temperatura o humedad.

En cubierta y sobre el entramado anterior se añaden dos largueros de menor calibre que asociados a los exteriores sirven para soportar el entablamento a base de sencillas tablas fijadas a los soportes inferiores por medio de tirafondos de acero inoxidable. Se fijan también las barandillas a base de montantes verticales atornillados a los largueros y tres tablas longitudinales que cubren huecos y la superior hace de pasamanos. En este caso, el firme no dispone de iluminación encastrada aunque si se han incorporado tiras rugosas sobre algunas traviesas para evitar resbalones cuando hay hielo o mucha humedad.

Me encantan estas nuevas estructura de madera de fácil construcción y probablemente económicas que suelen incorporarse a los paisajes fluviales mejor que otras obras de hormigón o acero. Quizás, el inconveniente que tienen es el de su durabilidad pero no creo que sea por la calidad de los materiales sino por la falta de mantenimiento. Muchas de ellas quedan bajo la custodia de los ayuntamientos donde se levantan y estos no le prestan la atención necesaria. En este caso y como se muestra en fotografías con dos años de diferencia, el ensamblaje de dientes en los pasamanos -especialmente los de las zonas curvas- está saltando y podría ser por mal encolado aunque me temo que es por la falta de mantenimiento. También hay bastantes grietas en otros tableros de las barandillas. Se deben revisar cada año y conviene aplicar a estas maderas algunas manos de aceite de linaza o imprimaciones de barnices que los hay de todo tipo  evitando en lo posible que se pinten como he observado en algunos casos. Esto es incumbencia de los ayuntamientos y sus responsables políticos que siempre se hacen la foto cuando se inauguran las pasarelas pero luego se olvidan de ellas.

Quiero recordar que en el blog ya tenemos otros ejemplos de pasarelas proyectadas por el estudio de Media Madera como son la de Velilla del río Carrión, la de Aguilar de Campoo semejante a ésta aunque también hicieron otra más pequeña cerca del puente mayor. También es semejante a ésta la pasarela de Medina de Pomar. En Cervera de Pisuerga construyeron dos estructuras, una muy cerca del puente de Peña Barrio y que da servicio también a la CL-626 y otra en aguas arriba asociada a la carretera CL-627 que visité en el año 2016 y que tengo pendiente de subir al blog.



Dirección hacia la pasarela tras cruzar el puente histórico de Salinas de Pisuerga.


















Tanda de fotos de fecha 27.08.2017


Estupenda imagen de la pasarela con la fuerte nevada que se produjo en marzo de 2018 en toma de David Gostanza expuesta en Google View.























Tanda de fotos de fecha 27.02.2019


lunes, 18 de enero de 2021

PUENTE DE SALINAS DE PISUERGA. Palencia

 PUENTE DE SALINAS DE PISUERGA
PALENCIA
CL-626 PK 225

Circulando por esta interesante calzada autonómica desde su origen en la raya con Asturias hemos ido cubriendo modestamente su patrimonio cultural en obra civil como son los puentes y pontones del camino, divulgación a la que prestan menor atención los profesionales y técnicos en historia del arte y por extensión, políticos y municipios de los lugares involucrados en el tema ya sea pedanías, pueblos o villas que tienen la suerte de poseer algunas de estas vetustas obras pontoneras pero que las ignoran, las tienen abandonadas y no les dedican cuidado alguno.

Nuestro periplo por la CL-626 va acabando y nos hallamos en el pueblo de Salinas de Pisuerga, población que la Wikipedia califica como pueblo, pedanía o vaya Usted a saber. Tampoco la web municipal aclara mucho el tema y se desconoce la comarca a la que pudiera pertenecer. Yo me inclino a pensar que ya es ayuntamiento propio, dentro de una amplia zona palentina que podríamos denominar Los Valles del Pisuerga aunque turísticamente la incluyen dentro de la Montaña Palentina. Pertenece al partido judicial de Cervera de Pisuerga pero su auténtica influencia la ejerce Aguilar de Campoo, próspera villa cercana de donde reciben no sólo turistas, sino que van repoblando este pueblo como domingueros adquiriendo viviendas y fincas para su recreo o descanso en épocas veraniegas y fines de semana.

Para ubicar y tasar puentes deberemos fijarnos en las comunicaciones y en este caso parece que la vía importante es la actual carretera autonómica CL-626 que hasta hace unas décadas era la provincial P-212, que a principios del siglo XX era una carretera de tercer orden y que en tiempos decimonónicos, cuando ciertamente debió de tomar forma como calzada convencional, era el camino habitual para sus comunicaciones entre Cervera de Pisuerga y Aguilar de Campoo con las excepciones de algunos tramos que fueron modificados en el quinquenio 1946/1950 porque esta vía quedaba sumergida bajo el embalse de Aguilar. Ciertamente, si nos fijamos en algunas crónicas sobre estos caminos, como la que explica Emilio Valverde Álvarez en su Guía del Viajero del año 1886, partiendo de Aguilar de Campoo se seguía por Cenera y Renedo de Zalima (obvia u omite el puebluco de Villanueva del Río y su soberbio puente) y se llega a Salinas en lo que ahora sería la carretera P-213 que también se sumerge en este embalse. Al encontrarse Salinas en la margen izquierda del río, ciertamente no necesitaba puentes para su comunicación con Aguilar de Campoo al acceder hasta allí por la citada P-213 pero muy probablemente nuestro puente de Villanueva del Río, anterior en su construcción al de Salinas, sufriría daños o colapsos a lo largo de los siglos por lo que en algún momento se decidiría construir éste que presentamos para mejorar las comunicaciones de la zona ya que también era un camino tradicional el que discurría por la ribera derecha del Pisuerga desde Cervera de Pisuerga por Ligüérzana, Barcenilla, Quintanaluengos y derivaciones hacia algunos barrios y La Ojeda buscando el camino real de Santander, ahora N-611. Aunque los planos que se levantan en 1674 por el litigio de algunos ayuntamientos con el molinero Diego de Bedoya (ver puente de Quintanaluengos) son algo confusos en orden a las vías de comunicación, parece que el llamado entonces “Camino Real” al que prestaría servicio nuestro puente, era el que circulaba por la ribera derecha del río Pisuerga, prácticamente desde Cervera en dirección sur hasta Salinas, sin cruzar puentes y en llegando aquí parecía obligado construir un puente para seguir hacia Aguilar de Campoo y continuar por el viejo camino real de Santander. De ser cierta esta hipótesis parece plausible que podamos afirmar que este puente perteneció y daba servicio a este viejo camino carretero.

Otra cuestión a considerar es la calidad y fundación de esta obra civil que poco tiene que ver con otros puentes de este camino, generalmente de madera, funcionales pero efímeros salvo el que está ubicado en Cervera o el propio Puente Mayor de Aguilar de Campo. Estas dos poblaciones, de vieja tradición histórica, prósperas y pudientes pudieron financiar puentes robustos y caros de construir pero el caso de Salinas obedece a otros criterios. Sin ser una población que presente un urbanismo ancestral y con pocos visos de que fuera un emporio, ni siquiera harinero aunque poseía algún ingenio molinero o pequeñas extracciones de sales, debido a que podría ser un dominio de señorío importante, probablemente bajo administración del Monasterio de Santa María la Real y más adelante como villa propia y señorío secular del Marqués de Salinas no se pusieron reparos en los gastos de construcción de un buen puente de fábrica. En este sentido y por su ubicación estratégica, cabe considerar otros posibles apoyos financieros para su construcción ya que en estos valles la jurisdicción o dominio se repartía entre este marquesado, el de Villena que era señor de amplios territorios de Aguilar de Campoo donde se ubican Villanueva del Río o Renedo de Zalima así como el condado de Siruela que además de su señorío de Cervera, administraba Barcenilla, Rueda, Ligüérzana o Quintana(luengos). Estos nobles terratenientes debieron ser los que de común acuerdo mantendrían estos caminos reales francos y en uso además de tener en buen estado -es un decir- los puentes de su incumbencia. También es cierto que aunque estos pasos tuvieran impuestos como podían ser pontazgos, portazgos o sisas que solían recaudar estos señores nobles y por lo tanto deberían de ser destinados a arreglos o reconstrucciones de puentes, era muy habitual que se dictaran  ordenanzas obligando a los habitantes de varias leguas a la redonda a pechar proporcionalmente para financiar las obras. Otros montantes para obras civiles solían provenir de la propia Corona, especialmente a partir del siglo XVIII con la llegada de los Borbones, siendo el más activo en estas cuestiones el rey Carlos III como se observa por ejemplos cercanos como son el Puente de Astudillo, el de Cordovilla la Real o el de Zarzosa, todos ellos sobre el río Pisuerga.

Como no disponemos de datos o fuentes fidedignas sobre su construcción podemos hacer la siguiente hipótesis: el levantamiento y uso de un puente solía llevar aparejado la construcción de un ermitorio o humilladero anejo donde los viajeros hacían sus rogativas por el buen viaje que hasta entonces llevaban. Muchas veces, estos discretos templos se agrandaban o se construían otros más importantes en las cercanías. En este caso, la iglesia de San Pelayo, templo que se llegó a levantar durante el siglo XVI quizás sobre la base de otro más antiguo. Observando su buena fábrica de sillería, semejante a muchos de los lienzos de este puente, podríamos especular con que se corresponden a obras contemporáneas de estilo barroco. Quizás nuestro puente, en desarrollo más lento o sujeto a determinados arreglos o rehabilitaciones pudo completar su impronta actual durante el siglo XVII. La pontonería de esta época recurre a la bóveda de medio punto, utiliza todavía tajamares y/o espolones que llegan hasta la rasante del tablero, crean descansaderos y estas defensas muchas veces ya no son de sección en cuña sino que, como en este caso, tienen forma ahusada en tajamares. Se siguen haciendo puentes angostos para el paso de carros, lejos de las dimensiones de los puentes que se construirían en tiempos clasicistas. Ciertamente, la robustez y calidad de la fábrica también es una constante en la pontonería barroca. Por otra parte y lo que si parece que rompe un estilo habitual o propio de aquellos tiempos es la ligera abertura de sus bóvedas que recuerdan más a los arcos escarzanos o incluso carpaneles, soluciones más propias de la ingeniería de finales del siglo XVIII. También los pretiles macizos a base de ortostatos -de ser originales- son elementos más propios del clasicismo. La disparidad de luces en los vanos puede obedecer al propio diseño que busca los mejores apoyos en roca madre y por tanto, las pilas se hincan en función de su mejor basamento natural. En tiempos clasicistas se diseñan puentes donde la armonía de sus vanos intenta ser completa y equilibrada.

En espera de conseguir más información sobre esta obra cuando llegue a mi cubil habitual que permita determinar mi teoría del puente procedo a exponer sus características.

Características actuales de la obra. Nuestro puente tiene una longitud aproximada de 87 metros incluyendo estribos. La anchura del tablero es de 3,70 metros aunque en cabeceras tiene cierto abocinamiento para el mejor paso de ganados. Dispone de 9 vanos, la mayoría de ellos rebajados ligeramente (no plenamente en medio punto) e incluso diría que alguno de ellos es carpanel de bella factura. Sus luces en visión desde aguas arriba y margen izquierda son de 7+8+8+8+8+8+7+6,60+5,70 metros, dimensiones bastante regulares. Los apoyos se producen en ambos estribos, ciertamente reducidos y empotrados en taludes de margas y areniscas cuya longitud no sobrepasa los dos metros en cada cabecera. Los apoyos intermedios constan de 8 pilas bastante regulares cuya anchura es de aproximadamente 2 metros. Estas pilas se protegen con tajamares en sección ahusada y espolones semicilíndricos que llegan hasta la rasante del puente y se enfrentan perfectamente. Se observa la trabazón de sillería entre los arranques de pilas y los tajamares hasta la línea de salmeres o descanso de bóvedas donde ya se levanta la obra separadamente.

Lo más destacable de la obra es la excelente fábrica utilizando piedra de arenisca y caliza en piezas muy regulares en volumetría, canteado y disposición en hiladas horizontales aunque cierto es que no tiene demasiados paños para cubrir en tímpanos, destacando especialmente los lienzos de tajamares/espolones así como el interior de pilas. Respecto a las bóvedas cabe mencionar también su perfecta ejecución con roscas bien trabadas a soga y tizón en las roscas y en boquillas o dovelaje vista, piezas de buena talla, disposición y junta. Como decía, apenas tiene tímpanos pero lo poco de sillería se completa con piezas trapezoidales o triangulares que casan bien con las roscas de boquillas. También las juntas son muy ajustadas no observándose huecos y gruesos llagados en el mortero aplicado.

La obra dispone de cortas manguardias que protegen los estribos. En cabecera derecha son del tipo muro longitudinal al cauce y en la contraria formando aletas oblicuas donde también destaca la labor de cantería. Estas aletas se coronan con una albardilla sencilla de piedra.

Sobre bóvedas se sitúa una gruesa imposta en relieve de buena talla que casi roza las claves de arcos. En ella se intercalan imbornales de piedra bien tallada. En el tablero cabe diferenciar los pesados pretiles a base de ortostatos de caliza que apoyan en las impostas. Tienen una altura actual interior de 70 centímetros y un grueso de 35 centímetros. Existen algunos sectores de pretiles renovados con hormigón. El ancho del tablero es de 3,70 metros quedando reducida la calzada libre a 3 metros escasos. En cabeceras, especialmente en la izquierda hay un abocinamiento evidente bien para el buen tránsito de rebaños o para la espera de vehículos ante el cruce de alguno contrario. Se puede considerar que es un tablero horizontal aunque corregido y aún presenta cierta pendiente, especialmente en su estribo izquierdo (visión desde aguas arriba). Dispone de varias farolas para iluminación de paseantes aunque desentonan con la obra antigua. En la actualidad, la preferencia de entrada la tienen los vehículos que acceden por su cabecera izquierda o lado pueblo y existe una limitación por peso que prohíbe la circulación de camiones con MMA superior a 16 toneladas.

También es interesante un viejo molino aguas abajo del puente que toma el caudal por un cuérnago que deriva del primer arco y que se encuentra soterrado en los primeros metros.  Es un ingenio muy antiguo a juzgar por los tres arcos por los que pasa el agua de buena sillería de arenisca, adintelados en la zona de entrada en obra más moderna pero con bóvedas de cañón en su salida, quizás la factura más original. Se llama Molino de las Salinas y ahora funciona como un restaurante.

Aunque el entorno se ha urbanizado con jardines, bancos y zonas de ocio o descanso en su cabecera izquierda que también se utiliza como playa fluvial lo cierto es que la obra civil se encuentra un poco abandonada: demasiada vegetación incluyendo arbolado que crece desmesuradamente en estribos e isletas de aguas abajo y que impiden el visionado, observación y fotografiado del puente y que se debería de eliminar. Hay abundancia de hierbajos y matojos que crecen en las rendijas de la sillería, incluyendo las basas de pilas que eliminan los morteros de la obra. En bóvedas hay calcificaciones que degradan la piedra. En tajamares y especialmente en espolones abundan los líquenes y costras de humedades y hongos que actúan sobre la piedra. En algunos de estos espolones se observa el corrimiento de sillería separándose del bloque de la pila quizás producido porque existen filtraciones de agua que actúan sobre los rellenos y cuyos chorretones negruzcos se ven claramente por su exterior. Entiendo que tratándose de un puente histórico no debería de tener una iluminación a base de farolas modernas clavadas en los descansaderos; tampoco los cutres focos hincados en las bóvedas. Todo ello ocasiona que exista una red de cableado eléctrico muy visible en diferentes partes del puente. Hay ya muchos ejemplos de monumentos con iluminación a distancia por proyectores que aportan la visualidad necesaria bien para el paseo por su cubierta o para el fotografiado nocturno. Dada su condición de monumento patrimonial de interés debería de anunciarse su ubicación en la propia carretera autonómica con las típicas señales de fondo rosa para que el viajero o turista tenga conocimiento de ello y pueda visitarlo. También sería deseable que se hincara en alguna de sus cabeceras un panel informándonos sobre la historia del puente, sus características y vicisitudes. Aunque supongo que la estructura habrá tenido recientemente alguna inspección técnica favorable para que soporte cargas en movimiento de 16 toneladas, lo cierto es que hay cierta picaresca que el ayuntamiento debería corregir ya que la señal de limitación de MMA sólo figura en la cabecera del lado pueblo, sin otras advertencias para los vehículos que vienen en sentido contrario y que podrían superar ampliamente ese tonelaje al ignorar esa prohibición. Estas imprudencias serán conocidas por la corporación municipal y deberían corregirlas pues sin duda, el pueblo posee una obra civil de gran mérito que ya debería ser declarada BIC como medida de protección cuanto antes y desde luego, no exponerla a sobrecargas de camiones que con el tiempo, pueden dañar esta estructura.

También comentar que este puente da servicio a la actual carretera local PP-2123 que conecta esta Palencia profunda entre pequeñas localidades a ambos lados del embalse de Aguilar como son Villanueva de la Torre o Bustillo de Santullán al norte o Barrio de Santa María, Barrio de San Pedro o Foldada hacia el sur.

Para saber más. No dispongo de ninguna referencia histórica con detalle de la obra. Pascual Madoz Ibáñez lo cita en su famoso Diccionario Histórico-Geográfico-Estadístico de España y sus posesiones de Ultramar, anotando que Salinas de Riopisuerga tiene un puente con nueve ojos y un par de molinos harineros. Esta enciclopedia se editó en Madrid en 1856, tomo XIII, página 699. La obra titulada “Guía del viajero por el Antiguo Reino de León”, bajo dirección de Emilio Valverde Álvarez editada en Madrid en el año 1886 también hace una descripción parecida de este puente en página 565. Quizás lo más interesante de este trabajo es su faceta caminera ya que con gran detalle incluye este pueblo en su ruta de viaje por la “Carretera regional de Aguilar de Campoo a Molleda por Cervera de Pisuerga y Potes”, itinerario prácticamente idéntico al de la actual autonómica CL-626. La territorialidad de esta zona y sus dominios se puede consultar en el tratado “España dividida en provincias e intendencias”, obra auspiciada por el conde de Floridablanca y editada en 1789. En la prensa se pueden leer noticias sobre el pueblo como por ejemplo, en El Norte de Castilla edición de fecha 10.04.2009 con un buen artículo sobre su historia. El estreno de bandera y escudo de Salinas lo recoge el Diario Palentino en su edición de fecha 24.12.2020. También con fecha 30.08.2020 El Norte de Castilla edita un artículo del alcalde del pueblo interesante donde también se pone foto de nuestro puente. En la red menudean las sites que citan brevemente la obra y ponen alguna foto del asunto entre las que destaco origeness, palenciaturismo, salinasdepisuerga, areasrecreativas, farm3 o paseoenbici ya que también se difunden algunas rutas pedestres o de bicicleta que parten de este pueblo. En Google View se pueden visionar multitud de fotografías del puente y existe un vídeo del puente rodado por José Luis Estalayo con fecha 15.12.2018. Respecto a la carretera autonómica CL-626 conocida como “Eje Subcantábrico” y su largo recorrido hice un artículo divulgativo detallando su patrimonio lineal y con foto de este puente en la revista Solo Furgo que se editó en su número 188 de octubre del año 2016.

Cómo llegar. Como ya he indicado, este puente sirve a la carretera CL-626 y se encuentra aproximadamente en el PK 225 de la misma. Se puede llegar a él desde las cercanas poblaciones de Cervera de Pisuerga en sentido creciente o bien desde Aguilar de Campoo en sentido decreciente. Creo que la vía rápida más cercana sería la A-67 que tomaríamos hasta Aguilar de Campoo en su PK 100 (Valoria de Aguilar) para seguir un tramo por la nacional N-611 hasta este pueblo donde ya cogeríamos la CL-626 por la que transitaremos hasta Salinas y su puente. La N-611 (Palencia-Santander) nos hace el mismo servicio, entrando como digo en Aguilar y al llegar a la rotonda hacia el Monasterio de Santa María la Real tomaremos desde su final la CL-626 hasta nuestro destino. Ya he señalado en el texto un posible camino real que figura en los planos de 1674. Es probable que los lugareños lo tomaran desde hace siglos cuando además no había puentes practicables en las cercanías para cruzar el Pisuerga. Se trata de un camino carretero de tierra y actualmente en mal estado que trascurre por la orilla derecha de este río. Se puede tomar a la altura de Salinas de Pisuerga, punto donde nos saldremos de la CL-626 y tras cruzar el río por este bello e histórico puente cogeremos a la derecha esta vía de tierra que tiene indicaciones hacia un refugio de pescadores. Circulando por ella cruzaremos bajo un vano de un espléndido puente ferroviario de la línea de La Robla, otra obra monumental digna de contemplar y más adelante llegaremos a Barcenilla de Pisuerga, población ligada a Quintanaluengos y a la que se conecta con este viejo camino que llaman real. Este viejo camino -si siguiéramos por él en la margen derecha del río- nos lleva a Ligüerzana, donde existió desde antiguo otro puente de madera (ahora hormigonado) y termina en Cervera de Pisuerga donde siempre han existido puentes históricos para cruzar el río Pisuerga por esta ruta como el llamado de Peña Barrio. Algún blog de senderistas que he citado nos ilustra sobre este viejo camino carretero y otras sendas.



Entrada a la población de Salinas de Pisuerga por la CL-626


Paisaje de Salinas y nuestro puente en una fotografía reproducida en huecograbado hacia el año 1933.



Tomas del puente en julio de 1994 para el Catálogo de puentes de Palencia. Alcántara 98.







Tomas de fecha marzo 2007 para el Catálogo de puentes de Palencia. Alcántara 98.



Dos interesantes tomas nocturnas del puente. Llevan fecha 03.11.2007 y al pie de una de ellas pone Canduela que no sé si es su autor. Se exhiben en el blog Elevation.maplogs.


Toma del tablero copiosamente nevado en febrero de 2008 en fotografía subida al blog de Verpueblos por Charo o El Emigrao.


Toma de fecha 17.01.2010 que Contreras ha subido al blog Verpueblos.


Excelente panorámica cenital del pueblo y puente, probablemente en toma del año 2010 que exhibe la web de palenciaturismo.


Toma de Héctor Fuentes en fecha 07.02.2013


Toma del año 2014 en la web de Durius Aquae.


Nocturno del puente en toma de fecha 25.07.2016 por Quintana para el blog Verpueblos.



Dos tomas que hice con el móvil en fecha 13.02.2017

























Tanda de fotos de fecha 27.08.2017





















Tanda de fotos de fecha 27.02.2019


Escudo de Salinas de Pisuerga. Es común que en ciudades o villas viejunas acudamos a su blasón para determinar la época de su puente si éste figura en alguna de sus partes y conocemos la constitución de la villa. En este caso, el pueblo no parece que tuviera escudo legal. Con fecha 14.12.2020 la Junta de Castilla y León por medio del BOCYL autorizó el escudo que aquí ponemos. En el corte inferior se pone con orgullo nuestro vetusto puente con sus 9 ojos. En heráldica su descripción es más compleja: sobre azur, puente de oro mazonado de sable y en punta cuatro fajas ondadas de plata. 


MOLINO DE LAS SALINAS

Interesante ingenio molinero que se encuentra ubicado aguas abajo del puente. Probablemente se pueda datar hacia el siglo XVIII aunque con múltiples reformas que han podido afectar incluso a las arquerías del mismo. Aceptable iniciativa de conservación de esta obra histórica aunque haya pasado a manos privadas como explotación hotelera.


















Tanda de fotos de fecha 27.02.2019