domingo, 17 de abril de 2016

PUENTE MAYOR DE AGUILAR DE CAMPOO

PUENTE MAYOR DE AGUILAR DE CAMPOO-P SOBRE EL RÍO PISUERGA

N-611 PK 107




Es uno de los puentes más antiguos de la villa, junto al del Portazgo. No hay -o al menos no los conozco- testimonios de su construcción. A juzgar por su estructura y a tenor de lo que acontece en Aguilar, que cobra importancia en el alto medievo, podríamos considerar una obra románica que se construye entre los siglo XII y XIII. No se aprecian trabajos que modifiquen su estructura en la Baja Edad Media (arcos ojivales) ni en el Renacimiento aun cuando debería repararse en ocasiones debido a las potentes y destructivas riadas del río Pisuerga a lo largos de aquellos siglos. Es probable que este puente sea uno de los más antiguos de Palencia, anterior incluso al de Carrión de los Condes o Saldaña.

Más adelante, ya en el siglo XVIII y al igual que ocurre con otros puentes de la provincia, con la llegada de los borbones, se presta atención al mal estado de caminos y puentes y -en muchos casos- se procede a su restauración dándole su actual impronta más clasicista.

Tampoco hay datos de maestros canteros que trabajen en las restauraciones de este puente y resulta curioso pues la influencia de los canteros trasmeranos en la zona es evidente y algunas familias importantes en la cantería, o ensambladores y doradores como la de Juan de Mazas, trabajaron en la Iglesia de Santa María de Aguilar de Campoo hacia 1.570 y estaban empadronados en esta villa. En este caso, se supone que muchos grupos de canteros que representaban cientos de individuos se dirigían hacia El Escorial, donde existía trabajo para todos y durante muchos años bajo el amparo de otros trasmeranos muy influyentes como el arquitecto Juan de Herrera, Marcos de Vierna o el Padre Pontones que actuaban allí de directores de obra en edificación o caminos en diferentes momentos.

La ROP (Revista de Obras Públicas) lo cita en el anuario de 1879 tomo 6.03  por medio de un artículo del ingeniero Pedro Celestino que nos informa que posee 8 arcos de entre 13,36 y 3,89 metros de luz y que en 1.859 ya en tiempos de Isabel II se procedió a su reparación y ensanche del tablero para homologarlo a las vías de primer orden.

En los últimos años y acogiéndose a la financiación del 1% cultural que otorga el Ministerio de Fomento se procedió a una renovación de la obra con actuación en los 7 vanos que actualmente posee, tajamares y paramentos que se encontraban deformados; se sustituyeron sillares y se incorporaron otros que faltaban así como en el dovelaje. Se renovó el tablero, sustituyendo la plataforma por una losa de hormigón armado de reparto de cargas más equilibrada, tanto longitudinalmente como transversalmente. Estas obras se iniciaron el 11.01.2007 y se entregaron el 21.11.2008 siendo su presupuesto de casi 400.000.- euros.

Características de la obra actual: Se encuentra situado en una amplia zona aterrazada del río, con gran colmatación de arenas y limos que de alguna manera impacta sobre la estructura, viéndose sus muros y arcos enterrados en sus arranques. Dispone de un largo tablero de 144 metros de longitud, perpendicular al cauce, horizontal, sin quebraduras, abocinado en el lado derecho, con dos descansaderos de superficie semicircular en el centro y un ancho de 8,50 metros después de la intervención de 1.859 en que prácticamente se duplicó su anchura. Bajo tablero, 7 arcos de muy variada factura, siendo el primero (desde lado izquierdo) un pequeño arco de medio punto con luz aproximada a los 4 metros; a continuación otros dos  rebajados de 9 metros de luz y otros dos, más grandes, con luces que superan los 13 metros del tipo carpanel, terminando en la orilla derecha con otros arcos rebajados de 9+9 metros de luz. En cabeceras, estribos con pequeños muros de acompañamiento. Dispone de amplias pilas, fusionadas con 5 espolones-tajamares, muy bajos, que no sobrepasan los riñones de los arcos, de forma semicircular y cubiertos con discreto sombrerete, probablemente de obra clasicista del siglo XVIII. En la zona central, otra pila mayor, más antigua, con tajamar-espolón alto,  al modo de cubo semicircular que llega hasta rasante y se fusiona con pretiles, acondicionando descansaderos enfrentados en cubierta.

Toda la obra está construida en piedra arenisca, en algunas zonas muy gastada y deteriorada, con buen trabajo en la talla de sillares, muy regulares, en hiladas consecutivas y rectas. Las bóvedas también tienen un buen trabajo en piedra, dovelaje y boquillas. Especialmente significativo es la obra de estereotomía de algunas boquillas, con dovelas pentagonales que recogen la conexión con hiladas de paramentos de modo perfecto, al estilo propio de Herrera o del Padre Pontones. Sobre tímpanos se dispone una larga moldura de lajas de piedra que soporta el peso de pretiles, antiguos, también de arenisca, sencillos y una fina albardilla convexa como terminación y pasamanos.

Como se puede apreciar, el citado ensanchamiento de calzada no se hizo en voladizos sino que se amplió el muro y las bóvedas utilizando en fábrica sillares de la misma piedra con tallado semejante al original, no quedando rastro de la intervención salvo en el enjarje en intradós de dovelas en todas las bóvedas. El resultado es una modificación evidentemente costosa y lenta pero que ha permitido no desfigurar la obra, por lo que actualmente resulta ser un monumento pontonero digno, de gran categoría. El conjunto representa una obra híbrida, de raíz románica y con intervenciones barrocas y clasicistas que culmina con la gran rehabilitación y el ensanche decimonónico.

La diferencia en el número de arcos actuales con respecto a la información que ofrece Pedro Celestino obedece a que éste, quizás, contabiliza (o añade) un pequeño arquillo junto a cabecera izquierda que forma parte de un estrecho caz que habilitaba el molino anexo conocido como del Capital Malla y que está situado junto a una de las viejas puertas de la muralla de la villa, llamada de La Cascajera y por la que se accede al actual Parque del mismo nombre.

Aguas arriba del puente, en la zona llamada Parque de San Roque, se ha diseñado una amplia zona ajardinada en la que existe una buena colección de pasarelas de variada tipología. En conjunto, la acertada intervención urbanística y de ajardinamiento en ambos frentes del puente, independientemente del disfrute y esparcimiento de vecinos y visitantes, otorga a nuestro puente un protagonismo especial en el entorno. Curiosamente, este realce hacia la obra monumental, discrepa con la falta de información pues no existen carteles de dirección de tráfico que dirijan hacia el puente y tampoco hay paneles que informen sobre la obra, su historia o sus vicisitudes. La única y breve referencia al puente está alejada, en un panel junto a la bellísima puerta medieval con arco ojival llamada del Paseo del Monasterio o de la Barbacana.

OTRAS OBRAS PONTONERAS DE AGUILAR:

Puente del Portazgo
Pasarela del Paseo del Soto
Pasarelas del Parque Isla de San Roque
Pasarelas Parque de La Cascajera



Cómo acceder: La preciosa villa de Aguilar de Campo, con un buen número de monumentos, especialmente románicos, se encuentra en la vieja carretera nacional N-611 (Palencia-Santander) en su PK 107 y hay que tomar la dirección "centro villa" que es la que cruza el puente, evitando la variante de la propia nacional. El acceso más rápido y cómodo se hace por la autovía A-67 tomando la salida 100 en Valoria de Aguilar, si se viene desde el sur, o la salida 101 si se accede por el norte, para empalmar en ambos casos con la calzada N-611 que nos llevará al puente. Desde el SE en Burgos, también podemos coger la nacional N-627 que termina precisamente en Aguilar de Campoo.






Foto de fecha 26.08.2010


Foto de fecha 19.08.2014



















Tanda de fotos de fecha 21.02.2015


Foto de William Atkinson en marzo de 1.857 donde se ve parcialmente el puente desde aguas arriba.





La villa de Aguilar de Campoo tiene variadas casas hidalgas con un amplio abanico de blasones. Me fijé en este concreto por su referencia pontonera aunque no parece que sea el Puente Mayor. Recuerda más a los escudos con puentes de Frías o Belorado. En concreto, existen blasones de la familia Vélez en Belorado donde figuran en sus cuarteles podencos, águila de alas extendidas que hace referencia a Aguilar de Campo y un puente con torre de pontazgo o defensa que es lo más parecido a éste. La leyenda de nuestro blasón -muy antigua- parece que hace referencia a un momento de la dominación musulmana en estas tierras, probablemente hacia el siglo XI de nuestra Era en el que, como se puede observar, prevalecen escenas muy crueles.



No hay comentarios :

Publicar un comentario