sábado, 9 de enero de 2016

PUENTE DE LA CULEBRA EN MADRID

PUENTES DEL ARROYO DE MEAQUES

CASA DE CAMPO. Madrid

PUENTE DE LA CULEBRA


El Arroyo de Meaques nace en los altos del Ventorro de Cano, actualmente totalmente urbanizado, en el término municipal de Alcorcón, cerca de Pozuelo de Alarcón, territorio de la Comunidad de Madrid, en una cota aproximada a los 720 metros y discurre de W/NE cruzando la M-40 y la M-502 para adentrarse en la Casa de Campo y desaguar en el río Manzanares (ahora lo hace a través de un colector) junto a la puerta principal de este recinto.

La funcionalidad de la Casa de Campo ha sido casi siempre de recreo y pabellón de caza para la realeza desde su fundación en el siglo XIV a iniciativa de Enrique III, mantenido y ampliado por los Austrias y los Borbones. Son estos últimos, en tiempos de Carlos III, los que promueven la creación de varios puentecillos en algunos arroyucos que cruzan la zona . Concretamente, sobre el Arroyo de Meaques, el rey encarga al arquitecto FrancIsco Sabatini la construcción de cinco puentes, de los cuales, quedan en pie aunque reformados el llamado del Álamo Negro y el de la Agachadiza. El que más suerte tuvo ha sido nuestro Puente de la Culebra, construido en 1.782 por el citado arquitecto real y que apenas ha sufrido desperfectos. Desde 1.931 y con la llegada de la II República, todo el recinto real se convierte en parque público hasta nuestros días.

Características de la obra: Se trata de un puente-pasarela con tablero recto de 31 metros de longitud apoyado en fábrica de ladrillo madrileño que se compone de dos largos estribos, cuatro vanos de arcos de medio punto ligeramente rebajados y tres tajamares en ambas caras como refuerzo contras las avenidas. Sobre tablero y con voladizos alternando en ambas rasantes un airoso e interesante pretil de granito zigzagueando a lo largo del mismo hasta cabeceras (de ahí su nombre de La Culebra). Sobre pretiles, pasamanos semicircular y por tramos, diez pináculos o florones de granito a modo de decoración. La fortaleza y grosor de estas defensas hace que el ancho de calzada quede reducido a 1,84 metros, impidiendo el paso -como así se pretendía- de carruajes y quedando exclusivo su uso para paseantes y tránsito de jinetes. Paramentos hasta tímpanos con aparejo de ladrillo trabados a tizón (a la española) con mucho llagado. Excelente trabajo en bóvedas con este aparejo y boquillas alternando soga y tizón. Sobre cubierta, enlosado con piedra de granito de gran formato. En cabeceras, ampliamente abocinadas, muretes de contención y miradores hacia el cauce o bien hacia el Estanque Chico, aguas arriba.

Clasificación de la obra: Entraría en las nuevas corrientes clasicistas propias de los Borbones del siglo XVIII aunque con la incorporación del popular estilo madrileño que, ya antes del barroco, mezcla granitos (o el abundante pedernal de la zona) con ladrillo  en muchos de sus edificios más emblemático. En general, toda la obra del conjunto, ya sea el muro perimetral de 16 kilómetros, las entradas principales o las llamadas "de reja" para dejar pasar los cauces de los arroyos y los puentecillos o pontones son de fábrica de ladrillo soberbiamente ejecutadas, según proyecto de rehabilitación o construcción casi exclusivo del propio Sabatini. Debido a las destrucciones acaecidas durante la Guerra de la Independencia y nuestra Guerra Civil en este complejo que tenía palacetes, ermitas y otros monumentos, quizás el Puente de la Culebra sea la obra arquitectónica de más categoría que subsiste en la Casa de Campo.

En función de las fuertes riadas producidas en el tiempo, habrá sufrido modificaciones o rehabilitaciones, especialmente fuerte fue la avenida de 1.980 que dañó parte de su paramento y tuvo que ser restaurado; las producidas en 1.995 afectaron a todos los puentecillos del recinto y, por último, en 2.003 y debido al robo de siete pináculos de las balaustradas se procedió a una nueva rehabilitación al tiempo que se sustituían los adornos sustraídos, según proyecto evaluado en 32.000 euros. Su estado actual es bueno aunque convendría despejar los aledaños con podas, controlando la vegetación ribereña pues impide, desde todo punto, la visión o fotografía de la obra plena. Existe un cartel informativo sin demasiado detalle sobre puentes y arroyos del complejo y aunque bastante ilegible por vandalismo sí se puede leer la enumeración de los puentecillos históricos del Arroyo de Meaques citando, además de los anteriores, el  Puente del Batán, Puente de Siete Hermanas y antes de llegar al Lago Grande, el desaparecido Puente de los Neveros.

Situación: Dentro del recinto de la Casa de Campo madrileña, se encuentra en el extremo SW, cerca del Camino de Prado Rodajas, junto al citado Estanque Chico y la famosa Fuente del Zarzón. La entrada más cercana sería la de La Reja. Existen varias estaciones de metro para acceder al recinto, autobuses y si el viajero va en coche, puede aparcarlo en algunas zonas determinadas, quizás la más cercana sea la del Zoo. La Casa de Campo se encuentra al W de Madrid con buenas indicaciones de dirección desde la M-30 o desde la A-5 (Carretera de Extremadura)

MÁS INFORMACIÓN Y FOTOS EN:



FOTOS DEL PUENTE DE LA CULEBRA. 12.05.2014










PUENTE DEL ÁLAMO NEGRO. 12.08.2014






PUENTE DE LA AGACHADIZA. 12.08.2014








RUTA O SENDA DEL ARROYO DE MEAQUES EN LA CASA DE CAMPO





No hay comentarios :

Publicar un comentario