viernes, 5 de febrero de 2016

PUENTE DE MARÍA CRISTINA EN ALCOY

PUENTE DE MARÍA CRISTINA SOBRE EL RÍO BARXELL EN ALCOY-A

N-340 PK 794



El Puente de María Cristina (o de Cristina, como es conocido popularmente) está dedicado a la cuarta esposa de Fernando VII y pertenecía al antiguo camino real, ahora carretera nacional N-340. El proyecto original arranca en 1.830 y pertenece al arquitecto municipal Juan Carbonell que diseña un puente neoclásico con un solo vano en arco de medio punto y dos muros de acompañamiento hasta estribos, excesivamente anchos y pesados pues aunque los forros eran de buen sillar, el interior se rellenó con mampostería gruesa y arenas de los propios taludes con cementos pobres; las malas mezclas, el exceso de humedad o los aguaceros que se produjeron en aquellas fechas, además de incrementar el peso de la masa del interior de los muros, impedía que -de por sí- fraguara la cimentación y se secara cuando ya se estaba trabajando sobre la coronación. Se produjeron grietas, desplomes  y abombamientos en los paramentos por lo que se interrumpió la obra para que fuera peritada por la Real Academia de San Carlos de Valencia que envió a los expertos Manuel Fornés y José Serrano. Estos propusieron desmontar los pesados muros laterales del arco central y sin interferir en estribos y contrafuertes, crean tres nuevos vanos a cada lado del central a modo de aligeramiento. Se respetó el arco central  bien construido y aún con cimbras que apoyaban en las pilas contiguas y se diseñaron arcos ojivales al estilo neogótico. La ejecución de estos trabajos corrió bajo la dirección del arquitecto y urbanista Jorge Gisbert Berenguer que termina la obra en el año 1.838 ya en tiempos de Isabel II. Gisbert, unos años después será el encargado de proyectar el nuevo Plano General de Alcoy, donde se marcaban las pautas para el alineamiento de calles y ensanche de la ciudad. Este plano muy detallado, constaba de 24 láminas a color y en escala de 1:200; trabajo que se inició en 1.846 y que se presentó a la corporación municipal para su aprobación dos años más tarde, esto es, en 1.848.

Características de la obra: Se trata de un puente alto y macizo con un tablero de 87,300 metros de longitud hasta estribos y un ancho actual de 15,75 metros hasta bordes de los que 10,75 metros pertenecen a calzada de doble carril en un único sentido más carril de bus-taxi y aceras de 2,50 metros cada una; buenas barandillas de hierro forjado y bellas farolas de época. La altura máxima desde rasante hasta lecho del río es de 27,50 metros. Los paramentos y pilas son de sillería caliza con diferencias en talla y cubicaje por zonas: los arranques de pilas forman un cuerpo de sillería recta o lisa al modo de baluarte, disminuyendo en grosor desde cimentación hacia los arranques de arcos; sobre ellos, predomina, ya sea en paramentos así como en pilas y machones, la sillería ligeramente averrugada con tonos más claros que ejercen un contraste acusado en la obra plena; disposición de la piedra a soga con algunos intervalos a tizón para dar mayor trabazón y solidez a los muros.  En general , los sillares son grandes, bien labrados, regulares y en perfecta disposición, quizás con un llagado acentuado en zona de tímpanos. El arco central es de medio punto y dispone de 18,70 metros de luz y bóveda de 10,90 metros de ancho, equivalente a la anchura del tablero antes de su reforma. Trabajo perfecto en boquillas con dovelas resaltadas sobre muro al modo de arquivolta o moldurado romano. Escoltando al arco dos pilas centrales de 3,90 metros de ancho con sillares blanquecinos. Como continuación, tres vanos de arcos ojivales iguales a cada lado, con luces de 4,80 metros cada uno y 10,20 metros de altura desde claves romboidales hasta apoyo en muro pues se trata de arcos de aligeramiento; entre medias, pilas sucesivas de 2,40 metros de grosor y conexión con muro-estribo en cada cabecera;  esmerada construcción en esta obra neogótica con sillares  y dovelas al estilo medieval, también con boquillas ligeramente resaltadas sobre sillares de tímpanos e impostas, en este caso, dispuestos a hueso. Dispone todavía de una línea de ménsulas sobre la que apoyaban los pretiles elevados, de piedra caliza. El tablero original se sustituyó por placas prefabricadas de hormigón armado en la reforma que tuvo lugar en los años 80 del siglo XX al proceder al ensanche de la calzada para mejorar los tráficos como también se hizo en el puente de La Petxina, siguiendo los estándares de carreteras nacionales, en este caso para la N-340 que quedó desdoblada. En viejas fotografías que muestro, datadas entre los años 1.910 y 1.923 se puede observar la cubierta con altísimos pretiles de piedra, balconadas sobre las pilas centrales, las viejas farolas, aceras y una silueta del conjunto más armoniosa al no interferir en la obra los voladizos de ensanche que presenta actualmente.

También es conocido como puente de La Beniata o como puente de Cervantes atendiendo al nombre del parque de recreo aledaño, construido en 1.905. Une la Avenida del País Valenciá con la Calle Alzamora y el propio Paseo de Cervantes. Salva la profunda garganta que forma allí el río Barxell. Destaca en esa zona los elevados muros de refuerzo de cauce y los restos arqueológicos de talleres, fábricas y chimeneas de ladrillo producto de la pujanza industrial de este barrio alcoyano. Muy cerca y visible desde este puente se puede admirar otro viejo puente conocido como de Palomino o de Huerta Mayor, reconstruido y reubicado en la plataforma arenosa junto al cauce del río. Junto a la base del cauce y en este punto (Passeig de Cervantes o Font del Moreno) nace la ruta senderista SL-CV 25.7 que marcha junto a la orilla de los rios Barxell y Polop y que termina en el Racó de Sant Bonaventura-Els Canalons pudiendo admirar en su camino el famoso viaducto de Les Set Llunes.

Cómo llegar: Se encuentra en el PK 794 de la nacional N-340, carretera que une Cádiz con Barcelona bordeando el Mediterráneo. También se accede a Alcoy por la autovía A-7 con varias salidas a esta población. La CV-70 une la ciudad costera de Benidorm con Alcoy.

Se hacen referencias a esta obra en el artículo que escribí para la revista SOLO FURGO nº 177 de noviembre 2.015 titulado "Los puentes de Alcoy". También en el artículo de Luis Solera Selvi para la revista Ministerio de Fomento, nº 657 de enero de 2.016 titulado Pontonera de tradición.















Tanda de fotos de fecha 27.07.2015


Foto del tablero tomada en 1.910


Foto del puente tomada en el año 1.913


Foto del puente tomada en el año 1.923




No hay comentarios :

Publicar un comentario