sábado, 3 de octubre de 2015

PASARELA COLGANTE DE ALAR DEL REY SOBRE RÍO PISUERGA

PASARELA COLGANTE DE LA FÁBRICA DEL CAMPO EN ALAR DEL REY SOBRE EL RÍO PISUERGA


Se trata de un paso que utilizaban los obreros de la fábrica de mantas para acceder a su poblado ubicado en la margen derecha del río Pisuerga. Este extenso emporio fabril debió de levantarse a mediados del siglo XIX sobre la base de alguna pequeña industria de molinos o batanes anteriores en el tiempo. Posiblemente su mayor auge se produce con la llegada del ferrocarril pues la línea de Alar del Rey-Reinosa-Santander diseñó un apeadero allí mismo para los movimientos de lanas y aparejos que necesitaba esta fábrica así como para la cargas de los textiles manufacturados. La famosa foto del ingeniero William Atkinson de este complejo fabril está datada en 1.857 y no se vislumbra un puente de estas características; quizás ya existía una pasarela de madera atirantada con cáñamo o cordón de hierro pero no hay constancia de ello.

Es en 1.921 cuando la propiedad, por medio de Antonio Campuzano, a la sazón Conde de Mansilla, encarga el proyecto de levantar un paso de carácter más firme sobre el río Pisuerga que agilice los movimientos de personal hacia el poblado y otros talleres que se construían en aquella margen. Se hace cargo del proyecto el ingeniero Alberto Corral, profesional muy experimentado por aquellas fechas (Trabajó en la Jefatura de Obras Públicas de Santander, diseñó el Cementerio de Llanes, el Circuito de los tranvías de la ciudad de Santander, el Puente de Vargas y retomó el proyecto portuario de la villa de Castro Urdiales, entre otras obras de aquella época). Proyectó un puente-pasarela atirantado de aproximadamente 50 metros de largo con un vano sobre el cauce de 30 metros que apoyaba en largos estribos de hormigón y dos pórticos de vigamen de hierro.

Lo que queda para el recuerdo -como suele ocurrir siempre que se producen desgracias- es el semi-derrumbe de la obra en un acontecimiento popular que congregó a cientos de lugareños con motivos de la celebración de una romería. El hecho se produjo el 14.07.1927 (a los seis años de su inauguración) cuando se concentraron cientos de romeros en el tablero del puente para ver el evento; en un momento dado, el gentío viró hacia el lado "aguas arriba" lo que provocó la oscilación del puente y exceso de tensiones en el tirante opuesto que cedió volcando la barandilla al tiempo que se precipitaban sobre el río muchos de los presentes. Aguanto el larguero de cabecera este  y ello permitió que no hubiera rotura completa de la obra por lo que la mayoría de los asistentes evacuarían por el lado de margen izquierda independientemente de que entre los caídos se produjeran 4 muertos y varios heridos de consideración. Detalles del accidente los recogió el ABC de fecha 16.07.1627 en página 24 de sucesos; aunque se denunció la obra y a su proyectista, el Señor Corral, parece que no pudo demostrarse negligencia por lo que salió absuelto de este desastre. Parece que se reconstruyó según proyecto de obra anterior, reforzando los tirantes y siguió ofreciendo servicio durante muchos años. Yo lo he cruzado ya en estado lamentable durante los años 80 del siglo pasado. Como nadie se ha dignado rehabilitarlo se decidió cerrarlo a finales de los 80 o principios de los 90, más o menos. Lo cierto es que se trata de una de las poquísimas obras pontoneras de madera atirantada que quedan en nuestro país con una antigüedad que se acerca al siglo pero no parece suficiente para que los organismos públicos se interesen por el tema y decidan restaurarlo, al igual que el complejo fabril pues, sin duda, se podría hacer un interesante centro de interpretación sobre arqueología industrial de interés.

Características actuales de la obra: Como decía, no parece que difiera mucho sobre el original. Con apoyo en dos estribos bien configurados, largos, el de margen derecha aproximadamente de 10 metros y el izquierdo más corto, de fábrica de hormigón se apoyan dos inicios de tablero mixto, también de hormigón y viguetas de acero en L , reforzados o cubiertos con cerámica en su cara inferior que se conservan espléndidamente y apoyando ambos en dos pilas de hormigón que reposan en tierra firme. Ensamblando con pilas se tira el tablero flexible de traviesas de madera, produciendo un vano único de 30 metros de longitud. En ambas cabeceras y sobre las pilas, se levantan dos pórticos de vigas de acero (laminados continuos de alma llena) triangulando hacia cenit con 3 pequeños ariostramientos cuyo estado actual es muy aceptable. Tirantes de acero trenzado con enclaves en tierra y oponiéndose a ellos, los largos cables con las mismas características y calibre de  5 centímetros que cubren el larguero sobre cauce. Se mantiene en buen estado los mecanismos de cabestrantes, perros y atirantamientos en el vigamen de pórticos. Varios tensores de hierro a lo largo del propio tablero ensamblados a los cables atirantados arriostran la estructura. Dispone de las viejas barandillas originales, en madera de roble, muy deterioradas, al igual que las traviesas del tablero o calzada, de longitud aproximada a 1,30 metros, muy reformada en diferentes momentos, de modo grosero y cicatero. Los entramados de maderamen están bien fijados con platajuntas de hierro todavía en buen estado aunque con exceso de óxido. La composición de los pretiles o barandillas para conseguir consistencia y flexión se hace en celosía por medio de cruces de San Andrés, originando un conjunto geométrico y reticular de gran belleza de formas.

Como decía, se encuentra fuera de uso y con tan acusado abandono que es muy probable que sufra ruina absoluta por derribo en muy pocos años, momento en el que será necesario emplear importantes costes en el desensamblaje de la obra, limpieza y reafirmación de cabeceras para evitar otros peligros, costes por demás, que bien pudieran emplearse ahora en una modesta rehabilitación.

Cómo acceder: Se encuentra en lo que queda del complejo fabril y su paso está prohibido; no existen carteles de indicación hacia este monumento ni información sobre la obra. A Alar del Rey se accede por la autovía A-67 con salida en el PK 88 hasta llegar al pueblo, se cruza el mismo siguiendo la vieja carretera de Sotresgudo (BU-610) hasta llegar al paso a nivel ferroviario, donde antes de cruzarlo, giraremos a la izquierda tomando el camino de la Fábrica del Campo, como se denomina a este lugar, a la vera del Pisuerga y donde se puede ver bien aunque a cierta distancia esta interesante pasarela atirantada. La otra opción es llegar a Alar del Rey por la nacional N-611 para seguir por el camino antes mencionado hasta la fábrica y la pasarela.



Fotografía desde la zona de la ermita tomada el 27.04.2014










Tanda de fotos desde cabecera W (margen derecho)  tomadas el 15.08.2014



Vieja fotografía tomada por los medios periodísticos el 15.07.1927, después del desastre.

No hay comentarios :

Publicar un comentario